Tag Archive | "trailrun"

Mes TRAIL !!!


Aquest cap de setmana els nostres esportistes han tornat a fer anar les cames ben rápid!

El Jordi  va participar a la Marató de las vías verdas (21Km) fent una genial 21a posició de la general en la seva preparació per la Marató de Barcelona.
L’Isaac el nostre entrenador de la secció va estrenar la temporada amb un podi i 3a posició a la Valles Drac Race.

Posted in Noticies, Trail RunComments (0)

Crònica de la vertical Vall del Congost


Aquest passat diumenge, 13/03/16, es va celebrar la Vertical de la Vall del Congost, una de les tres proves que organitza el Grup d’Atletes del Congost.

 Com no, el C.E.M. Cerdanyola va estar representat en ella per la Laura Vinyals, el Xavi Conangla, el Luis Martínez, l’Óscar Duran, el Rubén Rodríguez i un servidor, Toni Carrasco; també amb la gran ajuda de la Mireia Cortés.

La cursa consisteix en pujar des de la població de Tagamanent fins Can Bellver, 7 kilòmetres amb un desnivell positiu de 800 metres. En un dia solejat amb una bona temperatura per córrer, es va donar el tret de sortida a les 10:00 del matí, després de recórrer una mica d’asfalt i creuar la C58 per un túnel, ens enfilarem per unes escales, el que va ser una pujada sense treva cap amunt, amb estones de pista, però que ràpidament es convertien en corriols amb un desnivell rellevant, que començava a castigar a les cames; després d’aquest esforç arribàvem a l’avituallament al km 3 de la cursa on s’obria el bosc i ens deixava entreveure el punt més alt de la cursa, el turó del Tagamanent (1.056 mts.).

movimentVan tornar a endinsar-nos a uns bonics corriolets, que amb els rajos del sol, s’il·luminaven en diferents tonalitats de colors i ens donàvem forces per arribar a meta.

Creuem la carretera i fem l’últim esforç per arribar al turó del Tagamanent. Un cop allà, amb l’aire fresc i unes vistes impressionants del Congost i del Pirineu; enfilem una baixada curteta però una mica tècnica per recuperar un mica l’alè i així encarar la recta final en pujada fins Can Bellver.

Un cop travessada la meta i recuperats de l’esforç, es donen lloc les converses i els somriures entre els corredors, els assistents i els organitzadors.

map

clas

http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=12554351

Com sempre agrair al Toni de Arriba “El Abuelo” i a tota la gent d’Aiguafreda, la seva cordialitat.

Posted in Trail RunComments (0)

Cronica de una carrera no anunciada (UltraTrail Collserola 2015)


Madre mía, madre mía, ¿dónde me he metido? , 38 kms con 1485+, la primera vez que corro más de 22 km sin parar, y por montaña. Todo empezó en Septiembre, justo después de sufrir una rotura fibrilar del isquiotibial semitendinoso derecho de 11 cm en mi primera clase de body combat, acompañando a la Ine. Semejante rotura me obligaba, por prescripción médica, a abandonar cualquier actividad física hasta principios de Diciembre. Y como tenía  que estar casi tres meses parado voy y me inscribo en una carrera de 38 km, de montaña, para finales de Noviembre, digamos que manteniendo mi línea de cordura habitual. En este proceso de enajenación mental conseguí enajenar también  a otros dos cracks, Joan y Miguel. Si me tiro al abismo siempre es mejor con un poco de compañía, pensé. Sus niveles de cordura deberían ser semejantes a los míos porque me parece que no se lo pensaron mucho y enseguida se inscribieron.

Cualquier plan de entrenamiento para acabar una maratón de montaña recomienda un mínimo de tres meses de entrenamiento (siempre que seas corredor habitual), con 4/5 días por semana de carrera, con series, farleks, tiradas largas, core, entrenamientos cruzados y sobre todo muchos kilómetros acumulados en las piernas (más de 120 al mes). Por lo que… tenía que empezar a entrenar!!!. Con la voz de la conciencia en mi cabeza, representada por mi fisioterapeuta Iván, diciéndome vigila, no corras, vas muy rápido, es fácil que se te vuelva a abrir el desgarro y además no avisa, empecé a probar el estado de mi isquio, con trotes cochineros, a las dos semanas de haber sufrido la lesión. Ni que decir tiene que en más de una salida tuve más de un susto, con pinchazos y tirones, pero con la suerte y gracias al buen hacer de Ivan (no se puede decir de otra forma) de no volver a recaer. Al final mis entrenamientos se pueden resumir en; Septiembre 53 km, Octubre 116 km y Noviembre 82 km con ritmos medios muy superiores a los 6’/km al correr por asfalto y de 8’/km al correr por montaña, es decir, directamente abocado al fracaso. Aunque no por eso desanimado, pues lo peor que me podía pasar era que abandonara en el kilómetro 16, donde me iba a encontrar a muchos de mis colegas del CEM y donde me iba a estar esperando la Ine con mis hijos para recoger mis cenizas o para acompañarme durante un buen trozo y darme el aliento necesario para acabar la carrera.

1448128327_075220 de Noviembre, al día siguiente es la carrera y hay que preparar el material, un check-list de 22 ítems, para antes, durante y después de la carrera. Lo más importante es el material obligatorio, la comida y la bebida.

21 de Noviembre, el día D ha llegado, las 5:30 AM y suena el despertador. Un buen desayuno con tiempo porque el glucógeno tiene que estar a tope. A las 6:10 AM un beso de hasta luego respondido con la lógica y a la vez cariñosa preocupación de ten cuidado y vigila de la persona que más quiero junto con mis hijos. A las 6:15 AM ya está abajo el Miguel esperándome y el Joan llega enseguida.

A las 6:45 AM llegamos a la salida, a tiempo de ver la marcha de los campeones que hacen la ultra, 85 km tienen por delante, para mi algo impensable. Tengo que decir que hace dos meses me parecía imposible correr 38 km. Los nervios empiezan a aflorar.

Un par de vueltas más para ver el ambiente y nos equipamos, mochila, guantes, buff, etc. No sé quién pregunta ¿calentamos?… ¿estás loco? nos quedan 38 km para calentar. Vamos a que nos comprueben el material obligatorio y ya estamos dentro del recinto de salida. Cada uno de nosotros nos encontramos a varios conocidos, compañeros de sufrimiento, con los que conversamos y comentamos como estamos, nuestro estado físico y cualquier otra cosa que se nos pasa por la cabeza mientras hacemos algunos estiramientos dinámicos para que no se diga. Lo cierto es que no vemos a nadie que caliente. Los nervios ya están a flor de piel. Confirmamos la estrategia de carrera entre nosotros; es nuestra primera carrera de montaña tan larga, seremos conservadores e iremos todos juntos hasta el último avituallamiento, a partir de allí, en el kilómetro 31 aproximadamente, cada uno seguirá según las fuerzas que le queden. Recordar que la parte dura no empieza hasta el kilómetro 16, hasta allí será muy fácil. No tenemos que olvidar comer y beber. Y así lo hicimos, ni que decir tiene que yo iba el último todo el rato y mis compañeros fueron fieles a sus palabras, lo cual dice mucho de ellos.

Y se da la salida, 8:00 AM, esto se mueve, vamos, vamos que nos vamos. Los tres primeros kilómetros son una subida constante, pistera, con cierto desnivel que realizamos al trote con el mogollón del grupo. Se nota que todos vamos conservadores. Superada esta subida, ya entrados en calor, la cosa se suaviza y hasta el 2º avituallamiento, en el kilómetro 16, todo es “oli en un llum”, es la parte fácil de la carrera, además sobradamente conocida. Tenemos la suerte de ir acompañados de ciertas participantes que hacen todo fluya mejor, que le vamos a hacer, ya lo sé, somos como somos. Llegamos al primer avituallamiento, con tranquilidad comemos, bebemos y rellenamos bidones y otra vez a correr. Como había dicho antes, todo fluye. Al poco pierdo a Miguel y Joan, pero no me preocupa, yo sigo a mi ritmo conservador. Pasamos junto a casa, por detrás de la riera, hasta llegar a la subida de la “garita de guaita” donde me están esperando mis compañeros de viaje. Veo a Angela y sus niños, la familia de Miguel, me dan ánimos y para arriba. La siguiente parada es Can Coll, segundo avituallamiento, el del CEM de Cerdanyola, el de casa. Llegamos juntos y ya empiezo a ver caras conocidas, Montse, Victor, Iván, Toni, Barragan, Luis,… todos con palabras de ánimo. También veo a la Ine y al Pol, vienen a acompañarme y a darme ánimos. Ya he decidido que no abandono, estoy fresco, no me duele nada y de cardio voy perfecto. Comemos y bebemos, no me he tenido que preocupar de nada, me han rellenado los bidones sin darme cuenta, unos cuantos chistes para despejar la mente y alguien me recuerda a que hemos venido, vamos que nos tienen que echar. Hemos pasado más de 10 minutos hablando y haciendo bromas. La verdad es que correr en casa es un plus, a fin de cuentas, que más da llegar 5 o 10 minutos antes o después. A partir de aquí me acompañan la Ine y el Pol durante 4 kilómetros, todo un lujo poder correr con las personas que más quieres, que te vayan hablando y dando ánimos, es emocionante. Pero al tomar la primera subida noto que algo no va bien. El gemelo derecho me empieza a doler con intensidad repentina y la barriga empieza a hacer ruidos que no tocan en estos momentos. Lo segundo tiene solución parando y perdiendo algunos minutos entre la maleza, pero lo primero me preocupa más. Decido usar los palos y parece que el dolor se atenúa. Lo comento con la Ine y me da ánimos para continuar, voy con ellos y me ayudan a no pensar en el gemelo, pero noto que la cosa empeora. El Pol empieza a estar cansado por lo que la Ine decide que tienen que volver, todavía les quedan cuatro kilómetros más de vuelta. Un beso de despedida y continuo con mi dolor. Miro para atrás y veo como se alejan, tengo mucha suerte.

Los siguientes kilómetros son duros, voy solo y no veo al Miguel y al Joan, lo cual me parece lógico. He perdido mucho tiempo entre la maleza y he ralentizado el ritmo por culpa del dolor. Empiezo a cuestionarme si abandonar ahora que aún estoy cerca de casa. Al pasar por el Pi d’en Xandri el dolor continua pero parece que se ha estabilizado, los palos me ayudan a no cargar tanto la pierna, decido continuar. Convierto “corre, no pienses” en mi mantra de carrera.

De repente, en el kilómetro 24 más o menos, bajando por un “corriol”, oigo un “ya viene” y consigo adivinar la silueta de la Noemí agazapada entre los arbustos. “Coño, la Noe y el Fernando”, ya no me acordaba de ellos. “Venga Chuss, venga” y al salir del “corriol” veo también al Fernando, al Joan y al Miguel. A pesar de todo el retraso que llevaba acumulado me estaban esperando, está claro, fueron fieles a sus palabras. Nos juntamos de nuevo, les expliqué que había tenido un problema de evacuación (lo cual evidentemente generó las correspondientes risas) y que iba muy tocado del gemelo, que fueran tirando.

A partir de este punto empezaban las subidas fuertes por trialeras, pero ya sólo quedaban 14 kilómetros. Nuestras liebres – ya les dije que en esta carrera no quería liebres – cumplieron su trabajo a la perfección, nos fueron dando el apoyo moral que necesitábamos, además la Noe espantaba a todos aquellos que se interponían en nuestro camino, fueran corredores o ciclistas, y el Fer me aguantaba los palos cuando lo necesitaba. Y así llegamos hasta el “revolt de les monges”, en el tercer avituallamiento, sobre el kilómetro 31. Al llegar allí pensé… lo peor ya está hecho ahora quedan 7 kilómetros de bajada, estaba claro que no me había mirado el perfil de la carrera, supongo que toda la sangre la tenía en las piernas. El gemelo seguía doliendo, pero aguantaba, los palos cumplían su desempeño. Pero al salir del avituallamiento…, escaleras!!!, no me lo puedo creer, y después de las escaleras… trialera de subida, pero si ya teníamos que bajar!!!. Más de dos kilómetros de subida por trialera con piedra suelta, un calvario. Me resigno y vuelvo a pensar que lo peor ya había pasado, es decir, que vamos para arriba, hasta el turó de Miralluna, y después el turó de Santa María y después el de Sant Cebrià, Magarola y por fin el turó de Valldaura. Un sube y baja que te machaca las piernas, pero ya estábamos en la última bajada, sólo dos kilómetros, ahora si que sólo bajada. ¿Pero quien decía que esta carrera era pistera? La bajada es por una trialera de rocas con tramos de pendiente entre el 20 y el 30 % de esas chulas que me gustan y que bajas saltando, pero cuando estás fresco, ahora las piernas no están para muchas alegrías. Los tropezones son constantes con raíces y piedras estando a punto de caer en varias ocasiones, es un signo claro de cansancio, ¡hay que levantar los pies del suelo!. Llevamos más de 5 horas de carrera y las piernas lo notan. Ya queda un kilómetro, sólo un kilómetro y empezamos a ver avisos de “atención mortirolo”, ¿qué coño es eso del mortirolo?, una compañera de carrera dice un tanto escéptica “esto es una broma”, ¿una broma? sí, es una broma con una subida de 50 metros y con una pendiente de más del 40%, donde han puesto unas cuerdas que te ayudan en la “grimpada”. Esta vez no me lo pienso y para arriba, recuerdo “no pienses, corre”.

38 km, 1485+ y la meta, la alegría sale a flor de piel y el dolor desaparece. Veo que a la compañera de carrera empiezan a animarla desde la llegada, seguramente será su familia, dejo que entre antes que yo. Conseguido!!!, al entrar el Joan, el Miguel, la Noe y el Fernando me están animando. Todos en la meta estamos contentos, lo hemos conseguido, nos felicitamos, nos preguntamos cómo estamos, todo bien, ya no nos duele nada, las endorfinas actúan como el analgésico que son. Reúno al Miguel y al Joan y les pregunto, ¿qué, estáis contentos?, no necesito que respondan, sus caras hablan por sí solas. Ha sido un día para recordar.IMG-20151121-WA0017

En esta experiencia he aprendido una cosa; cuando corres y rozas tu límite, es muy importante pensar y controlar lo que estás haciendo en todo momento, pero también hay momentos en los que es mejor no pensar porque te ayuda a avanzar. Cuando quieres hacer algo la razón te obliga a mantenerte en tu zona de confort y está más que demostrado que lo que merece la pena, muchas veces se encuentra fuera de esa zona. El corolario de esta experiencia es que si quieres alcanzar lo inalcanzable prioriza al corazón a la razón y siempre mejor en compañía que no en solitario.

 

 

Escrit per Chuuss.

Posted in Trail RunComments (0)

APUKO EXTREM


Era principis de maig, concretament el dia 2, que alguns agosarats de la secció de Trail run del CEM Cerdanyola se’n van anar cap a Zaramillo, poble ubicat a la comarca de Enkarterri a 10 minuts de Bilbao.

Allà es disputava l’Apuko Extrem amb tres distàncies possibles, 90km amb 7000+, 65km i 40 km amb 3500+. El CEM hi va tenir representació en les curses de 90 i de 40 km.

En qualsevol de les distàncies el comentari era el mateix, una cursa molt dura, molt tècnica. Amb un puja i baixa constant sense quasi cap tram planer i on cal destacar el tallafocs d’Eretza. Uns traçats que pràcticament no trepitjen asfalt. I on a banda de les característiques tècniques, s’hi havia de sumar la humitat que hi havia i que va fer encara més dur el recorregut.

DSC_0772 DSC_0755 DSC_0780

Els participants del CEM van aconseguir, tots ells arribar a meta després de moltes hores de cursa.

A destacar la bona organització, però sobretot el gran ambient que s’hi va viure ja que tothom s’implica al 110% en l’esdeveniment.

DSC_0531  DSC_0372

Pel que fa a les classificacions:
Cursa 40 KM

POSICIÓ NOM I COGNOMS TEMPS
75 Ferran Ramon 8:09:13
110 Toni Carrasco 11:25:47

 

Podeu consultar les classificacions oficials aquí.

Cursa 90 KM

POSICIÓ NOM I COGNOMS TEMPS
69 David Javega 15:54:48
70 Jordi Nuñez 15:54:51
87 Luis Martinez 16:47:59

 

Podeu consultar les classificacions oficials aquí.

Totes les fotos aquí.

Posted in Noticies, Trail RunComments (0)

STA. PERPÈTUA-TIBIDABO i ENTRENAMENT PER MONTSERRAT


Cap de setmana sense curses, bé almenys sense curses on trobéssim participació del CEM Cerdanyola. En qualsevol cas els nostres socis no paren i per tant apliquen allò que qualsevol excusa és bona per sortir a correr una estona. AUPA CEM!!!!

XXVI CAMINADA STA. PERPÈTUA-TIBIDABO

El diumenge es va realitzar la XXVI Caminada Santa Perpètua – Tibidabo, organitzada pel CESP. Evidentment, tot i estar pensada com una sortida per caminar uns quants la van fer corrent entre ells el Xavi Conangla del CEM Cerdanyola.

La ruta corresponent a la caminada eren uns 20 km, però com que els trail runners del CEM sempre en volen més, en aquest cas el Xavi hi va sumar els km d’anar a Sta. Perpètua i la tornada fins a casa des del Tibidabo. En total quasi 38 km.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA     OLYMPUS DIGITAL CAMERA

En qualsevol cas, els participants van poder gaudir d’un dia assolellat, tot i que fred a causa del vent que bufava especialment a dalt al Tibidabo.

Aquest és el track de la caminada.

ENTRENAMENT PER MONTSERRAT

Com tants altres caps de setmana, uns quants components de la secció de Trail Run del CEM van quedar aviat per anar a fer un entrenament.

En aquest cas, els quatre fantastics van ser la Bibi, el Jose Barragan, el Rope i el German. I van escollir la muntanya de Montserrat per gaudir d’un matí assolellat però amb molt de vent.

Grup Jose

Una sortida per sumar quilòmetres, riure una estona i gaudir del bon rotllo entre companys del CEM. Segur que repetiran.

Posted in Noticies, Trail RunComments (0)


DESTACATS

Estem a Facebook

Piulades @CEMCerdanyola

  1. CEM Cerdanyola
    CEM Cerdanyola: Bones vacances , en veiem al setembre! #cerdanyola #cemcerdanyola https://t.co/0NBSMTM8gw

  2. CEM Cerdanyola
    CEM Cerdanyola: Arriba la neu i ja tenim aquí els nous equips de lloguer fixe.climb per a sòcies i socis del… https://t.co/oFRleuiRaz

  3. CEM Cerdanyola
    CEM Cerdanyola: Unes quantes imatges de la sortida de la secció de senderisme del passat diumenge dia 20.… https://t.co/kgrkMB9PvK

STRAVA Trail

Strava BTT/ Ciclisme